En la Senda de Cristo
Discípulos siguiendo al maestro




Nuestra Célula

Estudio 1



Para Iniciar
 
  • ¿Por qué estamos aquí?
  • ¿Qué esperamos obtener como resultado de estas reuniones?
  • ¿Estás dispuesto a cooperar con lo que se requiera?
 
Una célula es un grupo pequeño de cristianos

Leyendo la Biblia

Textos bíblicos que respaldan lo que hacemos al reunirnos en casas:
Hch 2:2; 2:46; 5:42; 8:3; 10:2; 12:12; 16:32; 16:40; 20:20; 28:30; Ro 16:5; 1Cor 16:19; Col 4:15; Fil 1:2. y muchas más

Una breve historia

La Iglesia primitiva creció grandemente por el trabajo hecho en casas.   En los primeros siglos, los cristianos sentían la necesidad de reunirse para adorar a Dios, hacían esto normalmente en casas; aún en tiempos de persecución  no dejaban de reunirse, haciéndolo incluso en cuevas o en otros lugares poco propicios para una reunión. 
Imaginemos un bracero lleno de rojas brazas.   Si tomamos una braza y la retiramos, seguirá roja por algún tiempo, pero poco a poco se irá apagando hasta que esté completamente negra.  Sucede lo mismo con los cristianos,  no debemos dejar de reunirnos por ningún motivo.

¿Qué beneficios obtenemos al reunirnos?
  • Nos  animamos unos a otros
  • Crecemos espiritualmente
  • Evangelizamos al mundo
  • Nos fortalecemos en el Señor
  • Podemos ayudarnos, etc.
 
Salmo 133  Mirad cuan bueno y delicioso es...

Profundizando un poco

Al identificarnos con un grupo pequeño de gente,  sentimos mayor comunión, más respon-sabilidad,  una verdadera comunión... y como resultado Dios envía Bendición y Vida Eterna.
Podemos sentir el amor de Dios a través de nuestros hermanos en Cristo,  Gál 6:10 nos dice que debemos preferirnos entre los  hermanos en la fe. 
 
¿Cuál es le resultado de no reunirnos?
  • Podemos caer más fácilmente
  • Poco a poco nos enfriamos y debilitamos
  • No avanzamos en nuestra  vida espiritual
  • Tendemos a dejar de reunirnos
  • Nadie se entera de nuestras necesidades
  • No podemos ayudarnos, etc.
 
En grupos pequeños surgen ideas grandes, acciones que pueden transformar nuestras vidas y la de los que nos rodean, debemos  pertenecer al remanente de Dios, y ser santos, ya que sin santidad nadie verá al Señor.

Un reto  a la acción
  • Visitar a un miembro de la célula durante la semana.
  • Orar todos los días por nuestros hermanos.
  • Invitar a alguien a venir.
  • Leer la Biblia todos los días
  • Estas dispuesto a participar activamente.
  • Estar esperando con alegría la siguiente reunión.

 
© 2019 En la Senda de Cristo